Un poquito de “los hombres que no amaban a las mujeres”

Mi fragmento favorito de esta genial y adictiva trilogía. De esos libros que tienes que dejar de leer cuando ves que te quedan pocas páginas, porque aún no estás preparado para despedirte de los personajes.

“A diferencia de Mimmi, Lisbeth Salander nunca se había considerado seriamente lesbiana. Nunca le dedicó tiempo a reflexionar si era hetero, homo o, incluso, bisexual. En general, hacía caso omiso de las etiquetas; además pensaba que con quién pasara la noche era asunto suyo y de nadie más. Si se viera obligada a manifestar sus preferencias sexuales, preferiría a los chicos; o eso era, al menos, lo que se desprendía de su estadística personal. El único problema residía en encontrar un chico que no fuera tonto y que, además, valiera en la cama; Mimmi representaba una dulce alternativa; y, encima, la ponía caliente. La conoció en la barra de una carpa de cerveza durante el día del orgullo gay del año anterior. En el transcurso del último año su relación había sido intermitente; en el fondo, no era más que un pasatiempo para ambas. Mimmi poseía un cálido y suave cuerpo al que arrimarse; además se trataba de alguien a cuyo lado Lisbeth podía despertarse e incluso desayunar.”

 

– Stieg Larsson –
La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

Fotografía: Plastikete

Anuncios

Querida Maestra

Fragmento del libro de Julia Resina, “Querida Maestra” en el que la autora reflexiona sobre la educación y la familia.

[…] La educación significa conseguir sacar o despertar lo mejor de cada niño y animarle para que no decaiga en su empeño por mejorar. Es en la familia donde se da o debería darse la educación en su sentido más amplio, y en la escuela complementarse, ir de la https://i1.wp.com/sphotos-f.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc6/281702_10150715073865232_1684415_n.jpgmano con la formación. Por tanto, los primeros responsables son los padres, quienes con su inmenso cariño y su ejemplo van dejando en sus hijos un poso sobre el que se irá forjando su personalidad futura. Esta tarea resulta importante y difícil, porque se es padre las veinticuatro horas del día y debes demostrarlo con cada gesto o acción. Por esa misma razón, no se debe dejar la educación de nuestros hijos sólo en otras manos, eludiendo nuestra responsabilidad. Los padres somos el espejo en el que nuestros hijos aprenden a vivir y a ser personas responsables y libres. Si no dejamos nuestro coche nuevo a cualquiera, ¿por qué dejar la educación de nuestros hijos, que es mucho más importante, para que lo hagan otros? […]

Ironía fina

Carta a Andrés

¡Maldito Gutenberg! ¿Qué genio maléfico te inspiró tu diabólica invención? ¿Pues imprimieron los egipcios y los asirios, ni los griegos ni los romanos? ¿Y no vivieron, y no dominaron?
    ¿Que eran más ignorantes, dices? ¿Cuántos murieron de esa enfermedad? ¿Qué remordimientos atormentaron la conciencia del Omar que destruyó la biblioteca de Alejandría? ¿Que eran más bárbaros, añades? Si crímenes, si crueldades padecían, crímenes y crueldades tienen diariamente lugar entre nosotros. Los hombres que no supieron, y los hombres que saben, todos son hombres, y lo que peor es, todos son hombres malos. Todos mienten, roban, falsean, perjuran, usurpan, matan y asesinan. Convencidos sin duda de esta importante verdad, puesto que los mismos hemos de ser, ni nos cansamos en leer, ni nos molestamos en escribir en este buen país en que vivimos.

    ¡Oh felicidad la de haber penetrado la inutilidad del aprender y del saber!

M. J. de Larra

PASIÓN

Quien no conozca todo eso por experiencia propia no podrá comprender probablemente lo que Bastian hizo entonces. Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acababa y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañía la vida le parecería vacía y sin sentido… […] Las pasiones humanas son un misterio, y a los niños les pasa lo mismo que a los mayores. Los que se dejan llevar por ellas no pueden explicárselas, y los que no las han vivido, no pueden comprenderlas.”

Vivir, moverse, actuar… cuando uno encuentra, y se deja llevar por aquello que le apasiona, se topa con experiencias intensas y satisfactorias. Alimentar las pasiones es un bonito camino a la felicidad. ¡Encuentra las tuyas! Comprende las de los demás…