Inhumanidad

Malditos vagos, perezosos, abanderados del esfuerzo mínimo, que llevan una máscara de persona comprometida y responsable, trabajadora y coherente. Malditos inútiles, que por falta de aptitud, o de actitud, o de ambas, andan trabajando más porque no se caiga esa máscara absurda que por cualquier otra cosa, aunque eso implique intentar aplacar tus ánimos para que tu buen hacer no les delate. Imponen su forma, obligan, se agrupan e imponen al resto. ¡Maldito resto que se deja imponer! Que no tiene criterio, que no piensa, ni lucha, ni se inmuta, que todo lo parece bien. El miedo a la comparación os ha quitado la máscara a mis ojos. Unos y otros, creerán que su comodidad y bienestar le importa a los demás como les importa a sí mismos, creerán que los demás vamos a hacer las cosas según su conveniencia para que no tengan que desencajar el culo del sofá, creerán que los demás somos capaces de hacer chapucerías y dormir tranquilos. Creerán tantas cosas dentro de su maldito mundo, que muy fácil me van a poner ocultarles la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s